Cáncer de mama en hombres

    Dra. Beatriz González


    Cáncer de mama en hombres

    Como es de todos conocido, este mes de octubre, está dedicado a la de detección de cáncer de mama, así que oímos constantemente las campañas de detección dirigidas a las mujeres de todo el mundo. Sin embargo, es preciso recordar que también los hombres padecen cáncer de mama, aunque no se piensa con frecuencia en esta patología.

    En los hombres se pueden encontrar varios tipos de patología en la mama,al igual quesucedeconla mama femenina, las cuales presentan hallazgos en la mamografía, en el ultrasonido, así como en la resonancia magnética, tecnologías que nos permiten diferenciar entre lesiones benignas y malignas.

    La mayoría de las patologías encontradas en mama de los hombres es benigna y de ellas la más común es la ginecomastia; sin embargo, aun cuando el cáncer de mama en ellos es raro es importante el que podamos identificarlo para así poder hacer un diagnóstico temprano y ofrecer un tratamiento oportuno.

    En los varones, se encuentran lesiones benignas que pueden simular cánceres como son: la ginecomastia, el quiste de inclusión epidérmica, los lipomas y el papiloma intraductal.

    El cáncer de mama en el hombre representa el 0.7% de los cánceres de mama, generalmente el diagnóstico se hace de manera tardía y por ende, existe compromiso ganglionar a la hora de hacer el diagnóstico en un porcentaje considerable de pacientes, cuando son detectados. Según el artículo de AML Ng y colaboradores publicado en la revista de Medical Imaging and Radiation Oncology en 2013, el cáncer de mama representa solo el 0.17% de los cánceres en el hombre y de ellos el 80-85% corresponde a carcinoma ductal infiltrante. Mismo que suele ser unilateral.

    Los factores de riesgo para el cáncer de mama en el hombre se asocian a, edad avanzada, historia familiar de cáncer de mama, Síndrome de Klinefelter, mutaciones en BRCA1 y BRCA2, tratamiento con estrógenos para cáncer de próstata, radioterapia en tórax, entro otros.

    Los datos clínicos más comunes son: Tumoración, telorragia, retracción de piel o pezón. Generalmente asociados con adenopatía axilar. Presentándose entre 5 a 10 años más tarde en comparación con el cáncer de la mujer.

    El examen de elección para el diagnóstico en pacientes sintomáticos con lesión sospechosa es la mamografía. En los casos en los que se requiera debe realizarse ultrasonido.

    En la mamografía la forma de presentación más común es de una tumoración de márgenes microlobulados o espiculados de forma irregular con o sin calcificaciones asociadas. En el ultrasonido se presentan como tumoraciones de forma irregular, con márgenes angulados, microlobulados o espiculados. Cuando se sospeche de compromiso a la pared torácica debe realizarse resonancia magnética con contraste. Cuando se detecta una tumoración sospechosa, se requiere de la realización de biopsia.

    Aun cuando el carcinoma ductal infiltrantes representa del 80-85% de los cánceres de mama en el hombre, debemos saber que el carcinoma papilar ocurre con mayor frecuencia en hombres que en mujeres y debemos tener esto en mente cuando encontremos una lesión quística ya que los quistes son poco comunes en los hombres. El carcinoma papilar se presenta generalmente como un quiste complejo. Existen otros tipos de cánceres menos frecuentes como el carcinoma de células basales y la enfermedad de Paget, por lo que siempre debemos tenerlos en mente cuando se observe ulceración en el pezón.

    Los linfomasya sea primarios o secundarios y las leucemias también pueden afectar la mama masculina, éstas últimas son más comunes en niños y adultos jóvenes.
    No debemos olvidar las lesiones secundarias por metástasis de otros tipos de cáncer, entre los que se encuentran melanoma, linfoma no Hodgkin, cáncer de pulmón, sarcoma; cáncer de estómago, riñón y próstata. Generalmente por imagen los veremos como tumoraciones múltiples, bilaterales, circunscritas. Por ultrasonido con características sólidas. El tratamiento del cáncer de mama en el hombre al igual que en la mujer, dependerá del tamaño del tumor, del tipo histológico, de la inmunohistoquímica así como de su estadiaje.

    Desde el 2015 el Colegio Americano de Radiología recomienda que en hombres mayores de 25 años, con examen clínico sospechoso, se les realice la mamografía como primer estudio de imagen, si esta muestra hallazgos inconclusos debe hacerse además ultrasonido. En pacientes menores de 25 años con tumoración palpable debe iniciarse con ultrasonido y si es necesario una mamografía. En aquellos pacientes que tienen síntomas de ginecomastia o de pseudoginecomastia pueden obviarse los estudios de imagen. Hoy en día existen artículos que proponen estudios de screening con mamografía en pacientes masculinos de alto riesgo.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *